El Lucero de El Muelle

EL Lucero del Muelle – Nicolás Lucero

Avda del Muelle, Cádiz

​Ficha técnica:

Concepto, marca y diseño de interior:
Cadigrafía. Publicidad y Comunicación

www.cadigrafia.com

Arquitectura: Suraña Arquitectos
www.surana-arquitectos.es

Construcción: Construcciones Cercadiz
www.construccionescercadiz.es

Iluminación:
Alea Consulting – Lámparas: Marset
www.aleaconsulting.

Trabajamos la marca, el concepto y el interiorismo. En este último tiene especial relevancia los contenedores empleados para la zona de los baños y la cocina. Estos contenedores representan la esencia de la mercancía naval del muelle de Cádiz, y nos servían para disimular la zona de los cuartos de baño y para “contener” la cocina. Además, se ha trabajado mucho en encontrar detalles que reflejen el ambiente naval como por ejemplo el estampado con matrículas de barcos en las mesas, la utilización de cornamusas a modo de percheros, un bonito mural interior o la decoración con planos antiguos del puerto de Cádiz.

A la hora de diseñar el espacio se ha tenido en cuenta el estilo de cocina, el nuevo espacio debe trasladar ya ese mensaje, el cliente tiene que poder reconocerlo. En El Lucero del Muelle la cocina se basa en platos y tapas para compartir, es un lugar de encuentro, de charla informal y por eso optamos por mobiliario de mesas altas y taburetes en la zona interior y mesas de terraza para el exterior.

El horario del Lucero también incluye las noches así que la iluminación fue otro de los puntos clave a tener en cuenta, a pesar de los ventanales el Lucero debía ser un lugar acogedor al anochecer y por este motivo elegimos lámparas a modo de faroles en el interior que le dan calidez y en el exterior optamos por dos lámpara que marcan la entrada, con una pantalla blanca basculante y faroles de mano recargables para cada mesa.

La terraza se acristaló a media altura para proteger del viento, que puede llegar a soplar con bastante fuerza en esta zona de la ciudad, y así también daba la posibilidad de colocar estufas de gas en invierno.

En todo el proyecto se ha cuidado el menor detalle: Las cartas, los uniformes, los servilleteros, las propias servilletas, los “pales” donde sirven algunas de sus tapas… muchos detalles que hacen un todo que encaja.

Fotografía: Julio González